Reciclado y Reutilización de Componentes Electrónicos

La mejor manera de disponer de un buen stock de componentes gratuitos en nuestro taller de electrónica casero es reciclar toda la chatarra obsoleta, o que ya no interesa reparar, que llegue a nuestras manos. En el siguiente video vemos un ejemplo que incluye la parte más importante: Cómo organizar los componentes reciclados para encontrarlos cuando los necesitemos.


Aunque personalmente, después de muchos años reciclando, he llegado a la conclusión de que hoy en día sólo interesa reciclar componentes raros o con un coste económico mínimo, como la mayoría de semiconductores, bobinas, condensadores electrolíticos, transformadores, radiadores, conectores, etc., y desechar aquellos componentes muy ordinarios como resistencias de menos de 1W, pequeños condensadores, leds, diodos o transistores comunes de baja potencia, que actualmente se pueden adquirir en eBay de manera fácil y muy económica por lotes que contienen los valores más ordinarios. Aunque cada cual elige donde está su límite, y por supuesto, más económico que lo gratis reciclado no hay nada. 🙂

Actualizado el 19/09/15: Un nuevo video en TutoElectro también sobre reciclado y reutilización de componentes electrónicos.


¿De qué valores de condensadores electrolíticos debemos disponer en el taller?

Siguiendo con la ordenación de los componentes electrónicos del taller y los valores más usuales o comerciales indicados en la anterior entrada, a la hora de clasificar los condensadores electrolíticos de que disponía mezclados en varios cajones, me ha llamado la atención el resultado. Antes de empezar a ordenar y clasificar, pensaba que tendría cientos de valores diferentes. Pero, como se aprecia en la siguiente fotografía, no ha sido así.

Caja Condensadores Electroliticos
Caja Condensadores Electroliticos

Como vimos, los valores comerciales de estos condensadores son 1, 1’2, 2’2, 3’3, 4’7, 5’6, 6’8 y 8’2 con los multiplicadores 0’1, 10, 100, 1000 y 10000. Esto ya reducía bastante el número de compartimentos necesarios, pero curiosamente, tras el siguiente recuento, el número de valores realmente utilizados se reduce bastante.

Sigue leyendo